Yo hoy me permito cumplir 50 años con alegría y gratitud

Quedan pocas horas para que sea mi cumpleaños. Cumplo 50 años y me siento feliz y agradecida por el momento que estoy a punto de vivir.

Me encantaría poder decir que he llegado a este punto de manera fácil y natural, pero no es así. Hace aproximadamente un mes, me di cuenta de que no me apetecía nada cumplir cincuenta años.

Medité largamente sobre el tema y a mi mente acudieron muchos mensajes que no me gustaron, pensamientos del tipo “ya empieza la cuenta atrás”, “ya no eres joven”, “se han acabado los mejores años de tu vida”, “¿y qué vas a hacer ahora?”. Mientras los observaba y tomaba conciencia de que había partes de mí a las que no les estaba gustando nada cumplir esa fecha tan señalada, me di cuenta también de que llevo muchos años resistiéndome a cumplir años.

Si he de ser completamente honesta conmigo misma, creo que dejó de hacerme ilusión cumplir años cuando cumplí los 20. No sé en realidad la razón, pero cada cumpleaños que recuerdo desde esa fecha ha ocurrido lo mismo y, en lugar de haber agradecido y disfrutado de un momento tan importante en mi vida, me he quejado, peleado y resistido a tener que pasar por lo que, para mí, era un trago doloroso.

Ni siquiera me daba cuenta de los mensajes negativos y autodestructivos que le estaba dando a mi cuerpo con todo ello… y, aún así, mi cuerpo amorosamente me seguía sirviendo fielmente año tras año.

Poder observar, sin juzgar, mis pensamientos y sentimientos sobre este asunto me permitió ELEGIR. No es que en otras ocasiones no haya podido elegir qué hacer. Lo hacía, sin duda, pero no era consciente – y para mí ahí está la clave – de que podía elegir algo diferente a lo que siempre elegía de manera inconsciente. Elegí, en esta ocasión, transformar, transmutar todos esos pensamientos que, inexorablemente, me llevaban a la queja, a la rebelión, al enfado y a la tristeza por tener que cumplir un año más de vida.

Me pregunté a mí misma cómo quería experimentar ese momento de mi vida, mi cumpleaños, y me di cuenta de que no quería vivirlo desde el drama, sino desde un lugar de alegría y agradecimiento; así que tracé un plan para conseguirlo.

He pasado estos últimos veintidós días reflexionando sobre mis primeros cincuenta años de vida; he puesto mi intención y mi atención en soltar, soltar y soltar todo lo que me pesa, todos esos pensamientos y emociones que aún no sé transformar; he meditado cada día siguiendo una maravillosa serie de 21 días de meditación dinámica de Okuni; y he disfrutado de cada día que me acercaba a mi nuevo cumpleaños.

Decidí también que mi quincuagésimo cumpleaños fuera la fecha en la que compartiera mi web Yosoyluz con el mundo y he disfrutado de la cuenta atrás mientras veía como mi proyecto iba tomando forma. La página aún está en construcción pero quería que algunos familiares y amigos a los que quiero especialmente pudieran compartir conmigo este proyecto tan íntimo e importante para mí en una fecha tan especial.

A medida que pasaban los días, podía sentir cómo los pensamientos negativos que hace un mes observé en mi interior se iban disolviendo poco a poco y que nuevos pensamientos de gratitud y apertura a nuevas oportunidades y proyectos iban ocupando el espacio que iban dejando los anteriores.

Hoy he pasado el día meditando, cantando y tocando mi shruti y varios cuencos tibetanos. He querido que este día, previo a mi cumpleaños, fuera un día de agradecimiento y apertura a lo nuevo. Soy consciente de que, al entrar en mi quincuagésimo año de vida, comienzo una nueva etapa de aprendizaje y un nuevo recorrido por mis siete chakras principales. Hoy vuelvo a mi chakra raíz, que me une con el mundo físico y me recuerda mi energía vital, mi confianza y mi relación con la tierra y el mundo material.

En pocas horas iniciaré una nueva etapa de mi vida y quiero y decido que sea una etapa de amor, alegría, gratitud, libertad y mucha magia. Hoy he puesto los últimos cimientos para que así sea.

Yo hoy me permito cumplir 50 años con alegría y gratitud. Yo hoy me permito volver a nacer y que mi nacimiento traiga luz a mi vida y a la de otras personas. De la misma manera que hace cincuenta años nací del vientre de mi madre, hoy yo nazco de nuevo y me doy a mí misma todo lo que mi madre no supo o no pudo darme en vida (ver la entrada Yo hoy me permito honrar a mi madre).

No sé lo que los próximos años me traerán pero sí sé que serán maravillosos regalos. Hoy doy a conocer Yosoyluz e inicio con ella una nueva aventura de vida. Hoy yo abro mi corazón a lo nuevo y lo recibo con agradecimiento y alegría y, como dice Almudena Martín, en una de las meditaciones dinámicas que he hecho hoy:

«Sólo por hoy me permito ser feliz sin ningún motivo, consciente de que ese gozo y esa espiritualidad alegre no dependen de nada ni de nadie, pues sólo tengo que recordar y ese recuerdo ya me hace feliz»

Almudena Martín – Todo Encaja

(escrito el 29 de julio de 2020)

Yosoyluz. Ésta es mi luz. Veo la tuya y la honro.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies